COMPLICE.



Aún no duermo y ya comienza el día,
una hermosa claridad empieza
a vislumbrarse, soy testigo
de una despedida, de dos
que se han amado eternamente.

Los únicos que pueden compararse,
con la pasión de esta despedida,
son aquellos que se aman con locura,
y quieren en un abrazo fusionarse
y en un suspiro alcanzar el cielo.

Y así será por siempre y para siempre,
este juego de amor y despedida,
esperando que la oscuridad los una,
y que llegue la claridad a separarlos.

Que pasión es la que existe
en este juego, que los arrastra
a amarse con locura,
es lo sublime lo que los atrapa,
o es lo carnal, lo que los persigue.

Mientras se disipa la duda
que me queda, seguiré de cómplice
en el juego, pensando que el amor
existe, que aparece y te sigue
suavemente, te atrapa, te arrastra,
hasta alcanzar la gloria.

Irma Villaobos.


Fecha: Ene-15-14

1 comentario:

  1. Sin duda alguna, tan profundas son tus palabras como acertada la imagen elegida.

    Gracias por compartir.

    ResponderEliminar