¿POR QUE SE COMEN UVAS EN FIN DE AÑO?.



A finales del siglo XIX, los viticultores de algunas zonas de España estaban desesperados, se acercaban las fechas navideñas y tenían un excedente de uvas que no podían vender, por lo que muchos de ellos se imaginaban en la ruina, y sobre todo en esas fechas de navidad.

Según cuenta la leyenda, la solución vino de la mano de la tradición que ayudaría a que el resto de los habitantes de España compraran uvas, se celebraría el paso al año nuevo comiendo doce uvas al ritmo de las doce campanadas de la media noche que diera el reloj de la Puerta del Sol, en Madrid.

Dicho y hecho, fue cuestión de tiempo que los españoles empezaran a reunirse ante el campanarios e iglesias para degustar doce deliciosas uvas para atraer la buena suerte en el año venidero.  Con el paso del tiempo la gente dejo de reunirse en las iglesias para hacerlo en sus hogares y frente a los televisores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario